Blog

Project Management y entidades bancarias, un binomio bien avenido.

La grave crisis atravesada, ha dejado múltiples proyectos inmobiliarios malogrados, que han acabado en manos de los bancos, creándoles una enorme cartera de obras sin finalizar. Sin quererlo, han pasado a ser los grandes promotores inmobiliarios de España, y se han visto en la necesidad de analizar y decidir cómo y cuándo acabar dichas obras.

Hasta la crisis, las entidades financieras se habían mantenido al margen de las operaciones inmobiliarias que financiaban, entendiendo que no era su “campo de batalla” y mostrando falta de entendimiento e interés. Sin embargo, es ahora, que necesitan deshacerse de numerosos activos, cuando están buscando un mayor control sobre el uso y destino de su dinero, para optimizarlo y llevar a buen puerto las obras pendientes de concluir.

Para realizar ese control más exhaustivo, se están sirviendo de servicios internos o externos de Project Management, buscando conocer desde un primer momento la viabilidad de un proyecto, desarrollando luego un plan de dirección de proyecto que explicite los pasos a seguir y finalmente ejecutando y controlando la obra, ante posibles desviaciones.

Noticia publicada el 23/05/2015 en la La Voz de Galicia edición digital

Noticia publicada el 23/05/2015 en la La Voz de Galicia edición digital

Podemos hablar de 4 fases de actuación:

Fase 0. En esta fase generalmente se encarga un informe de análisis sobre el activo en cuestión. En el mismo, se analizan aspectos legales, administrativos, de deudas, análisis de viabilidad, estudio de mercado y muchos otros aspectos, que sirven de base para determinar si la operación es rentable o no, y que riesgos supone.

Fase 1. Si el análisis previo ha sido positivo, en esta fase se establece el acta de constitución del proyecto en el que se marcan los hitos clave del desarrollo del plan para el que ha sido concedida la inversión o el plan global de la empresa, según sea el caso.

Fase 2. Aquí, se procede a contratar a los diferentes agentes que intervienen en el proyecto, y se establece el plan de dirección sobre el que se ejecutará la obra. Dicho plan será la base para llevar el control del avance no solo de la inversión sino de la ejecución de los trabajos, y que permitirá tener en todo momento conocimiento del estado real de las obras.

Fase 3. Podríamos denominarla fase de desactivación. Se trata de cerrar el proyecto, entregar a la entidad bancaria el inmueble cumpliendo los objetivos planteados, y a su vez, analizar lo ocurrido, para observar aquello que ha ido bien y lo que no, con objeto de mejorar los procesos de la empresa en futuros proyectos.

Desde flv Project ayudamos a las entidades bancarias a la gestión de sus proyectos inmobiliarios, realizando informes estado, análisis de viabilidad, estudios de mercado, restableciendo obras paradas o pendientes de finalizar, acabando las obras al menor coste posible y en el plazo fijado, ayudando en las negociaciones y aportando un valor añadido al proyecto. Si quiere más información puede contactar con nosotros aquí.

0 Comments

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *